Este site foi concebido para ser visto num browser dentro dos limites da caducidade: infelizmente não é o caso do seu. Assim, a sua experiência de navegação será seriamente afectada. Sugerimos a instalação de um browser mais séc. XXI, se lhe for possível: http://www.mozilla.com/firefox . Mas qualquer outro serve.

Rititi

Rititi

INÍCIO

  • El pos-feminismo me supera

    Nunca tuvimos dudas de que La Sexta era una cadena de televisión progresista, de izquierdas y super-femimista. Es más: no hay nadie más feminista en la televisión española que los dueños de La Sexta quienes a modo de carta de presentación de este canal joven y moderno donde los haya se apresuraron a contratar como presentadoras de sus telediarios a treintañeras guapísimas de cutis estupendo, por no hablar ya de los programas de humor, estrellas absolutas de la cadena, dónde las colaboradoras no sólo son prodigios objetivos de la belleza estilo Zara y de la talla 36, sino que se pasean por los platós casi desnudas, luciendo escote a destajo, vestidos a modo de cinturones, taconazo de vértigo y una natural disposición para reírle las gracias al presentador masculino de turno, normalmente un hombrecillo más bien feucho, bajito y si posible barrigón. El pós-feminismo me supera, que quieres que te diga, oyes. Y para seguir en la senda de la progresía de late night show, La Sexta nos deleita con el estreno de la segunda temporada de Mujeres Ricas, esa absurdez en forma de docu-reality cuyo objetivo es narrar la vida y obra de cinco tipas cuya mayor gloria es haberse casado con millonarios de dudoso pelaje. Así pues, estas “mujeres ricas” ya no lo son, si no sus desgraciados maridos, cuyo único fin es pagarles las cuentas a estas reinas del botox y del centro comercial: cuadros de Miró (ese “el arte me persigue” de Mar Segura ya es un clásico de la televisión), una carrera musical, electrodomésticos de 15.000 Euros que esperan en el trastero, tratamientos de belleza en oro, vestidos de alta costura en duplicado (porque uno se te puede ensuciar y después que haces?), cualquier capricho es válido, desde que sea caro, obviamente. Tal es la banalidad, la ordinariez, el desprecio por el sentido común que el espectador no puede más que evitar que se le desencaje la mandíbula, no dando siquiera oportunidad a sentir una pizca de simpatía (o empatía) por estas tiarracas que no son guapas o monas, elegantes o graciosas. Es que ni siquiera están buenas! Algún día debieron valer ese abrigo de Elena Benarroch que tanto ansían,  pero ahora no pasan de señoronas hiper-recauchutadas, tan disfrazadas con vestidos supuestamente sexis que parecen travestis, barbies geriátricas y con una pinta de putón verbenero que no se la quita ni Dior, unas tremendísimas chonis con derecho a tarjeta platino, chofer y unas hijas que, viendo cómo las están educado, acabarán siendo putas de lujo. Y todo en la cadena super izquierdista, feminista y patrocinada por Zapatero, el gran líder de cuatro millones de parados. Da gusto ver La Sexta.



    Por Rititi @ 2010/10/24 | 1 Comentário »

  • Juanna says:

    Sim, eu vi esta semana. Mulheres horrendas! Umas tinham umas casas com coisas giras, outras tinham casas que madre mía….ali se aprende que o dinheiro não compra o bom-gosto, a discrição, a delicadeza de alma.

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>