Este site foi concebido para ser visto num browser dentro dos limites da caducidade: infelizmente não é o caso do seu. Assim, a sua experiência de navegação será seriamente afectada. Sugerimos a instalação de um browser mais séc. XXI, se lhe for possível: http://www.mozilla.com/firefox . Mas qualquer outro serve.

Rititi

Rititi

INÍCIO

  • Aqui é Natal até à noite de Reis

    Mirando el Portal de Belén recién montado en el salón de su casa no pudo evitar sonreír pensando en lo que diría el Papa si viera la versión del Nacimiento creada por sus hijos. Digamos que sus hijos no podrían ser considerados precisamente unos seguidores de la ortodoxia de Benedicto: además de las desterradas burra y vaca por vía de encíclica papal, el ya clásico Portal de su casa contaba con cebras, elefantes, jirafas, monos, gorilas y chimpancés, ñus, leones y todos los bichos posibles del Safari Aventura Total de Lego, Pocoyo y el Pato, una familia de tiranosaurios rex y los piratas con su tesoro y su bandera de calaveras, todo decorado con el garaje de Mickey Mouse, la nave espacial de Buzz Lightyear y la gruta de los murciélagos misteriosos. Por lo menos la Sagrada Familia se mantenía intacta con su San José, su Virgen y su Niño, aunque a este le habían añadido la capa de Superman porque “todo el mundo sabe, mamá, que Jesús era un niño muy bueno y con súper poderes, como los Gormitis”.
    Así que ante tal torrente de mundo interior no le extrañó que en la carta a los Reyes el regalo estrella fuera una “estación intergaláctica del hiperespacio con una puerta levadiza por la que puedan entrar los guardianes espaciales y sus pteranodones vigías, pero que brille y que tenga luces y que flote en el agua y que sea grande lo suficiente para hacer fiestas de pijamas y con ventanas, claro, no vaya a ser que quieran entrar los peluches”. Total nada. Un regalito que, obviamente, no se compraba en ningún lado porque los “Reyes tienen enanitos que trabajan para ellos y que saben exactamente como quieren las cosas los niños”. A dos semanas de la Navidad y sin regalo-estrella maldijo la imaginación prodigiosa de sus críos y que no confiaran en el poder milagroso del Corte Inglés. Claro que sabía que, gracias a las advertencias ignoradas por abuelos, tíos y primos de que estaba permanente prohibido regalar todo lo que no fuera juguete educativo y sobretodo silencioso, el árbol se llenaría, como todos los años, de camiones de bomberos tamaño natural, pistolas laser, baterías, guitarras y tambores, motos con música de feria y juegos de martillos demoniacos. Juguetes estos, por otro lado, que acabarían olvidados debajo de la cama o en alguna estantería y que servirían de moneda de cambio y chantaje durante todo el año con clásicos del estilo “te juro que como no te comas la sopa-espinacas-pescado tiro el martillo-tambor-lo-que-sea-eso-que-hace-ruido a la basura”. Tantos regalos para nada, se repetía como todas las Navidades, a la vez que pensaba cómo demonios iba conseguir la estación intergaláctica del hiperespacio de las narices. Mierda…
    Y mientras se quejaba de su suerte, volvió a mirar el Portal y se sintió orgullosa de sus hijos, unos niños llenos de imaginación para quienes la Navidad era una fiesta donde un Niño con súper poderes nacía en una jungla rodeado de piratas del caribe y dinosaurios. Así que las siguientes noches las pasó recortando cajas, pintando cartones y pegando cartulinas plateadas, jugando ella a ser ese enanito mágico que haría, un año más, que sus hijos se sintieran únicos, especiales, dignos de los regalos que los Reyes Magos hacían especialmente para ellos sin tener que ir a ninguna tienda. Para eso ellos eran los Reyes. Para eso ella era su madre.



    Por Rititi @ 2013/01/03 | 1 Comentário »

  • Andorinha says:

    Magnífico Rititi! Enhorabuena por la idea, se me habia ocurrido al final de dos líneas ;) Y qué felices se van a quedar, seguro que les hará mucha más ilusión.
    Eu era fã do catálogo do CI, todos os anos no dia 5 de Outubro rumava a Vigo com os meus Pais e o mano e trazia um catálogo pra casa. Obrigava o meu irmão a fazer uma lista comigo na máquina de escrever do meu Pai. Regra geral recebia o presente que eu queria…no ano seguinte, quando o presente já não era adequado pra minha idade :) Mas os meus Pais esforçavam-se muito. Se nós fossemos filhos como os teus, eles teriam sido muito mais felizes, é que a minha Mãe é excelente a fazer estações hiberespaciais ;)

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>