Este site foi concebido para ser visto num browser dentro dos limites da caducidade: infelizmente não é o caso do seu. Assim, a sua experiência de navegação será seriamente afectada. Sugerimos a instalação de um browser mais séc. XXI, se lhe for possível: http://www.mozilla.com/firefox . Mas qualquer outro serve.

Rititi

Rititi

INÍCIO

  • o cabrao do blogger nao me publica mas

    O cabrão do blogger não me publica mas eu vou lincado textos quase perfeitos.

    Percibo ahora (…) una reacción feroz hacia la presencia de las mujeres en la vida pública. Es una misoginia transversal, que va de izquierda a derecha, y que consiste en añadir un plus de desprecio, cachondeíto y virulencia a cualquier crítica.
    En estos días hablaba con otras mujeres profesionales. Ninguna de ellas, a lo largo de su vida laboral, se ha librado de ser definida con el célebre adjetivo, “mal follada”. En cuanto una mujer muestra un carácter fuerte se atribuye su firmeza a la insatisfacción sexual. Es un clásico. Pero nadie quiere reconocer que hay un fondo de misoginia en el trato paternalista y faltón que tantas veces se percibe en los medios. Nadie está dispuesto a admitir que en la forma en que se contempla a las mujeres (sea desde una sección cultural o política) hay a menudo una actitud arrogante. E intuyo que las mujeres lo admitimos en silencio para que no se nos endilgue otro adjetivo también frecuente, “amargadas”. Hay quien ha entendido la igualdad como una gran oportunidad para faltar el respeto a las mujeres y que camufla su mala educación atribuyéndose una especie de rebeldía contra la corrección política.
    Nada mejor que un hombre que te trate de igual a igual sin dejar de ser un caballero. Sólo los necios son incapaces de entenderlo.

    Necios, por la gran Elvira Lindo.



    Por Rititi @ 2010/03/24 | Sem comentários »


    un respeto por elvira lindo si todas

    UN RESPETO – POR ELVIRA LINDO
    “Si todas las españolas que han tenido que abortar en su vida dieran un paso al frente, seríamos conscientes de la realidad de la que estamos hablando. En ese porcentaje, sin límite de edad, estarían aquellas mujeres que acudieron al piso de una abortera en los cuarenta; andando en el tiempo, nos encontraríamos con las que fueron a Londres un fin de semana, angustiadas por ser atendidas en una lengua que no conocían, y ya, en los últimos años, tendríamos a las que interrumpieron su embarazo en esas clínicas privadas que hicieron el papel que correspondía a la sanidad pública. Detrás de todos aquellos que opinan a gritos, Iglesia o acusadores espontáneos, hay muchas experiencias dolorosas. Un respeto.
    Esta parte de la historia de las mujeres (tranquilos los que teman que voy a soltar el discursito de “la heroicidad de ser mujer”) está plagada de silencios. Ni siquiera entre nosotras, tan dadas, se dice, a la conversación, se toca el tema. Cada una lleva consigo su secreto, su remordimiento, su alivio no exento de dolor, el rencor hacia quien no estuvo a la altura. Un respeto.
    Es un asunto tan íntimo que el papel del Estado debe limitarse a crear el escenario para facilitar la libertad en esa decisión. Pienso que es algo que entiende la mayoría de los ciudadanos. Sin embargo, me sorprendió que Trinidad Jiménez dijera que el debate está cerrado. Las democracias no tienen jamás debates cerrados. Lo compruebo cada vez que escribo sobre este asunto, defendiendo la ley de plazos, porque recibo cartas sorprendentes. El perfil del que se muestra reticente a esta ley no es sólo el derechista recalcitrante (ya quisiéramos), sino alguien que puede votar al mismo partido de la ministra. Y puedo entenderlo, aunque no lo comparta. Así debiéramos recibir esta ley. Como una opción a que mujeres adultas obren según su conciencia.”


    Por Rititi @ 2009/04/22 | 1 Comentário »


    enquanto nao aparece o podcast do

    Enquanto não aparece o podcast do programa de ontem

    “Es una historia muy personal, lo sé, pero la cuento por la parte enternecedoramente común que tiene. ¿Qué queda de todo eso? Una particular aversión a las ironías que con frecuencia se usan para hablar de las mujeres embarazadas, una convicción de que en España no hemos superado el arraigado desprecio por lo femenino. Carme Chacón, embarazada pasando revista. Y qué. El bombo, se ha llegado a decir. De ese bombo venimos todos. Así que de los bombos habría que hablar quitándose el sombrero. Un cartel americano antiguo que tengo frente a mi mesa reza: “Ellas traen los votantes al mundo, déjalas votar”. Pero si fuera amiga de esa mujer inteligente que es Carme Chacón le diría: no tengas prisa, disfruta del pequeño Dios, el tiempo pasa tan rápido que no hay ministerio que se le compare.
    Al presidente le diría: tal vez el mensaje esté equivocado; una embarazada no es una enferma, pero es incomprensible que tenga que visitar un lugar de riesgo, lo que necesitamos es tener la seguridad de que el puesto que merecemos nos estará esperando cuando estemos dispuestas a volver. Sin prisa. A los lectores les diría: éste no es un artículo sólo para mujeres.”

    Elvira Lindo, na sua coluna habitual do suplemento Domingo do El País, sobre a sua gravidez, a condescendência das chefias, os direitos a que não deveríamos renunciar, sobre uma historia muito pessoal.



    Por Rititi @ 2008/05/05 | 3 comentários »


    e assim caros amigos se escreve uma

    E ASSIM, CAROS AMIGOS, SE ESCREVE UMA CRÓNICA
    Vuelve el hombre, pela Grande Elvira Lindo.

    “Tengo la teoría de que Los Soprano ha generado, en el inconsciente erótico colectivo, un nuevo ideal como objeto de deseo: el hombre grande, bisóntico, que vuelve a casa lleno de secretos y que tiene el miembro dispuesto a satisfacer a las mujeres del mundo, a la santa y a las churris; el hombre que lleva una pistola en el bolsillo; el hombre que se cree italiano, aunque nunca haya estado en Italia, pero ha conservado milagrosamente los gestos de sus abuelos y una nostalgia por no se sabe qué; el engullidor de pasta, de canolis (que son como los piononos granadinos, pero cinco veces más grandes); el hombre de modales rudos en la mesa; el que se pone la servilleta para que el tomate no le manche la camisa impecable; el que va a misa, le da un beso a su señora a la salida y se larga a echar un quiqui con una periquita; el que hace donaciones a organizaciones solidarias; el que, como decía el poeta argentino Raúl González Tuñón cuando la madre se le muere, le pone luto a la guitarra. Esa clase de individuo, con semejante sex appeal, se ha impuesto. Es un gusto que comparten el mundo gay y el femenino. El mundo gay ya había dado un paso adelante, instituyendo la categoría de oso como canon de belleza. Oso, mucho pelo, mucha carne, promesa de gruñido y de mordisco. Nada de mariconadas. Gandolfini era, pues, la materialización de ese ideal.”


    Por Rititi @ 2007/07/17 | Sem comentários »